PRIMERA JAVIERADA – 9 y 10 de marzo de 2024

Canto de entrada:  

                  Camina, pueblo de Dios. Camina, pueblo de Dios. Nueva ley, Nueva Alianza en la Nueva Creación. Camina, pueblo de Dios. Camina, pueblo de Dios.

         1.- Mira allá en el Calvario, en la roca hay una cruz. Muerte que engendra la vida, nuevos hombres, nueva luz. Cristo nos ha salvado con su muerte y resurrección. Todas las cosas renacen en la nueva creación.

         2.- Cristo toma en su cuerpo el pecado, la esclavitud. Al destruirlos nos trae una nueva plenitud. Pone en paz a los hombres, a las cosas y al Creador. Todo renace a la vida en la nueva creación.

         3.-. Cielo y tierra se abrazan, nuestra alma halla el perdón. Vuelven a abrirse los cielos para el hombre pecador. Israel peregrino, vive y canta tu redención. Hay nuevos mundos abiertos en la nueva creación.

Salmo responsorial:

      Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

 Aclamación al Evangelio:

      Tu Palabra me da vida, confío en ti, Señor, tu Palabra es eterna en ella esperaré. 

 Presentación de dones:

Con pan y vino, fe y esperanza, fe y esperanza se hace camino. Hacia el destino, yo quiero ser, yo quiero ser un peregrino.

   1.– El pan de la Eucaristía, es el pan del caminante, solo lo comen aquellos, que al caminar pasan hambre. Hambre del amor de Dios y de seguir adelante, ayudando a los hermanos en sus gozos y pesares.

   2.– Si es que el cansancio te puede y el peso de las fatigas, y si la cruz es pesada y en el camino te humilla, siempre tendrás a Jesús, la luz que siempre te guía y hace santas tus pisadas, y el Pan de la Eucaristía.

Comunión:       

Señor toma mi vida nueva antes de que la espera desgaste años en mí. Estoy dispuesto a lo que quieras. No importa lo que sea. Tú llámame a servir.

   Llévame donde los hombres necesiten Tus palabras, necesiten tus ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde falte la alegría, simplemente por no saber de ti.

   Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo lo hermoso que es tu amor. Señor tengo alma misionera, condúceme a la tierra que tenga sed de Dios.

   Llévame donde los hombres …

Y así en marcha iré cantando, por pueblos predicando u grandeza, Señor. Tendré mis brazos sin cansancio, tu historia entre mis labios y fuerza en la oración.

   Llévame donde los hombres …

   …

Ogi zerutik etorria, zu zera gure poz guztia (2).

1.- Bildots santua hara hemen munduko gaitzak kentzearren, sagrarioan non dagoen lurra zeruak bat egiten, lurra zeruak bat egiten.

2.-Misteriorik haundiena Jaungoikoaren oroimena. Gozotasunik gozoena gizonentzako dagoena, gizonentzako dagoena.

   Hoy vuelvo de lejos, de lejos, hoy vuelvo a tu casa, Señor, a mi casa.

Y un abrazo me has dado, Padre del alma.

Salí de tu casa, Señor, salí de mi casa. Anduve vacío, sin Ti; perdí la esperanza, y una noche lloré, lloré mi desgracia.

Camino de vuelta, Señor, pensé en tus Palabras: La oveja perdida, el Pastor, el pan de tu casa, y a mis ojos volvió, volvió la esperanza.

Tu casa, mi casa será, será mi morada. Banquete de fiesta, mi hogar, vestido de gracia, y una túnica nueva para la Pascua.

 Fin: Himno a San Francisco de Javier

                  En el eco de tus montes, vibre eterna esta canción, al cruzado que vencía con la fuerza del amor. Por enseña el crucifijo, donde expira y gime Dios, donde Cristo da a los hombres, un abrazo de perdón. En el solar de nuestra fe, cantemos todos a Javier.

         Al entrar en tu castillo, santo apóstol del Japón, te pedimos nos enciendas en el fuego de tu amor; y, abrasados de tu celo, con tu mismo corazón, que entreguemos nuestra vida por llevar almas a Dios; por nuestro Dios y ante tu altar, antes morir que desertar.